Vocación de servicio


Si el sentido del humor denota inteligencia en quien lo práctica mi abogado ha de ser superdotado. Nadie maneja mejor que él la ironía y el sarcasmo, pragmático donde los haya tiene respuesta para todo. Se convirtió en el rey de los tribunales no por casualidad, ya que promulgar su pasión por las leyes fue tarea diaria y obligatoria. Eso, y ganar todos los pleitos habidos y por haber, en fin, un crack.

Su pasión por las leyes le delata y acumula más pleitos en su haber que ladrillos “el Pocero”. Además guarda bajo la manga un inventario de artículos y recursos que convierten sus intervenciones en sala en verdaderas superproducciones hollywodienses. No tiene igual. ¿La última? Ha solicitado una cédula de inscripción para poder concurrir a las próximas elecciones. Que tiemble el hemiciclo, pronto será…Su Señoría.


Siempre vuestra, 
La Abadesa.

Glosario: Share

3 ruegos:

  1. Fite hermana, que yo había leído en algún lugar que para sera abogado había que gastar el más común de los sentidos y no sentido del humor. Si lo vuelvo a leer le digo donde. Y me voy cantando... Eso que fuma el clero lerelere es una especie lerelere de hierbabuenaaaaaa... ¡Qué derroche de sentido del humor, oiga!
    Y poquito más

    ResponderEliminar
  2. Y el cachondo del letrado se llegó a su bazar oriental de confianza para agenciarse un pompero y así, además de intervenciones de verdaderas superproducciones hollywodienses también brindaba un toque circense, más marca nacional, vamos, más typical spanish.

    Madre, cuando guste desarrolle los juegos del convento, porque así no, eh, así no…

    A la espera,
    La catilinaria

    ResponderEliminar
  3. Los juegos del convento me suena a mi a un poco entre curas y monjas, pasadizos, carne, el fontanero y su mujer (que gran filme éste)... A la espera del desarrollo estoy.

    A sus pies y poquito más

    ResponderEliminar